Circos de Carriata y Cotatuero

paso de la fajeta

La singularidad de Ordesa permite que la contemplación de sus maravillas no se agote en el recorrido del cañón del Arazas. Las glaciaciones cuaternarias excavaron en la barrera septentrional los circos de Carriata y Cotatuero. Los bosques, cascadas y murallas verticales que forman estos circos pueden visitarse en una sola excursión gracias a un sendero horizontal que recorre la base del Gallinero, enlazando ambos anfiteatros rocosos.

Punto de partida

Aparcamiento de Ordesa, 1300 msnm

Itinerario

Tomar en dirección este la ruta de Soaso. En menos de 10 minutos se alcanza un indicador con capilla de madera, girar a la izquierda y ascender por el camino de Cotatuero, avanzando en medio de un espeso bosque de hayas y abetos. En sucesivas lazadas se gana altura, dejando a nuestra derecha una senda que cruza el barranco y desciende al bosque de las hayas.

La ascensión por bosque de pino silvestre va acompañada por el estruendo de la cascada de Cotatuero.

Cuando se lleva andando 1 hora y 15 minutos, tomaremos un sendero a nuestra izquierda, cerca del límite superior del bosque. El camino de Cotatuero continúa ascendiendo unos metros para llegar a la base del acrobático paso de las clavijas, 32 grapas y barras colocadas en el año 1881 por el herrero de Torla, Bartolomé Lapuente, acompañado de Miguel Bringola, según encargo del cazador inglés Mr. Buxton, que pagó 25 pesetas por esta arriesgada tarea.

Clavijas de Cotatuero

Paso de las clavijas de Cotatuero

Volviendo al horizontal sendero que enlaza con el circo de Carriata, avanzaremos por él en dirección oeste, pasando entre los últimos pinos que llegan a la base de las escarpadas murallas del Gallinero. Algunos claros de bosque aparecen profusamente arropados por erizones, sobre los que destaca la belleza de la Flor de Lis o Azucena del Pirineo –Lilium pyrenaicum– endemismo pirenaico. Desde esos miradores se disfruta de una visión aérea sobre Diazas, la faja de Pelay, la entrada de Ordesa y los peñascos de Otal.

En menos de 2 horas de recorrido por esta elevada cornisa, y después de cruzar un pequeño circo intermedio, el sendero nos deja en el circo de Carriata, a la vista de los paredones del Tozal del Mallo.

Los escarpes del circo parecen infranqueables. Sin embargo, existe una pequeña senda, el paso de la fajeta, que trepa por la muralla al borde del abismo.

Para bajar a Ordesa descenderemos por pastizales y bosques de pino silvestre, pasando al lado de un refugio de madera. Alcanzada la base del circo, la senda nos deja al lado de la casa de información y acogida del Parque Nacional.

La base del circo de Carriata o Salarons está poblada por fresnos, tilos, serbales, hayas y abetos.

Para terminar la travesía solo queda remontar la carretera durante 1 km hasta llegar al aparcamiento. En total 4 horas y 30 minutos de caminata.

Época recomendable

Verano y otoño

Horario aproximado

Circuito de 4 horas y 30 minutos


Esta excursión transcurre dentro del Parque Nacional de Ordesa  y Monte Perdido en el Pirineo de Huesca. La zona es única para la práctica del senderismo, deportes de aventura, turismo gastronómico y visitas culturales.

Our Score
Our Reader Score
[Total: 1 Average: 5]